«Soy feo/a». «Soy gordo/a». «Soy imperfecto/a». «No tengo todo lo que quiero». «Necesito tener esa ropa, ese auto, ese celular para ser feliz». Frases que me revolvían la cabeza y sacaban a la luz todo ese sentimiento de falta, de escasez. Pensamoentos que me generaban infelicidad. Cuando empece mi camino interior, después de leer algunos libros, identifique de donde venía ese malestar. No me aceptaba a mi mismo. Tenía una imagen de perfección en mi cabeza y me comparaba contra esa imagen constantemente. Juzgaba cada acontecimiento de mi entorno tanto como me juzgaba a mi mismo. ¿Dónde esta la raíz de todo eso? Profundizando descubrí que mucho tenia que ver mi programación. Como me habían criado, que valores me inculcaron y la sociedad en la que vivía. La educación y los valores con los que crecimos son temas bastante personales. Cuando uno tuvo padres sobreprotectores, otro pudo haber experimentado falta de amor. Ya vamos a escribir al respecto, asique no voy a meterme ahora en estos temas. Te invito a cuestionarte tu programación y a desidentificarte de esa programación. De esa imagen de perfección que te instalaron en la cabeza. Sos muchísimo mas que eso que piensas que sos.

El tema al que le quiero dedicar unas líneas es al de la sociedad en la que vivimos. Independientemente del país en el que estés lo mas probable es que los valores de la sociedad dejen mucho que desear.  No soy un antisistema ni mucho menos, lo que te propongo es que observes. Lo que yo veo de la sociedad en la que vivo es que me impone modelos. Modelos de perfección, de éxito, de satisfacción y de felicidad. Y si no me ajusto a esos modelos es porque algo me falta. Si no tengo el auto ultimo modelo, el puesto increíble en la compañía multinacional, la novia o mujer perfecta con la que vivir toda mi vida, es porque soy infeliz, Directamente me lo implanta en el cerebro. En todo esto las redes sociales juegan un papel fundamental. Tengo que subir la historia para que todos vean lo increíble que es mi vida (Aunque no lo sea), aparentar lo feliz que soy, los viajes que hago, los restaurantes que visito y demostrar que no me falta nada. Esa perfección que me muestra la publicidad y las redes sociales hacen que sienta una necesidad. Como que me faltan muchas cosas para llegar a ser feliz. Y cuando me surge esa falta y veo que otro tiene eso que yo quiero tener, surge el rencor, la envidia y los celos.

Si miro afuera me doy cuenta de que algo me falta, que el modelo de perfeccion es inalcanzable y cada vez necesito mas cosas para llegar. Después de leer el libro «Auto liberación Interior» de Anthony de Mello descubrí que esas cosas materiales que siempre pensé que me faltaban, no era mas que mi ego buscando tapar la falta de amor que había en mi corazón. Mirar para adentro es la herramienta que encontré para aceptarme y amarme a mi mismo. Dejar de buscar afuera la felicidad. Me canse de aparentar, de vivir para que la gente piense que soy exitoso. Bajo un modelo de éxito empaquetado y vendido en el supermercado. Que es para todos igual y el que no se ajusta es porque no llego a ser exitoso. Pero, ¿Qué es el éxito? Tener una carrera universitaria? Un master? Ser gerente de una empresa? Tener millones en el banco? Te invito a que te hagas estas preguntas y si tenes ganas que las escribas. Y después te propongo que pienses si esas respuestas se ajustan a tu programación o a tu sentido de vida. Cuando te aceptas a vos mismo, te descubrís luz, nada externo te hace falta.

Lo que me desafia cada mañana es que descubrirse a uno mismo como fuente de amor infinito no es un lugar al que llegar, sino un camino que recorrer. Hay dias que me despierto desconectado de mi Ser y me vuelvo una persona insegura, que busca la aprobación de terceros. Pero cuando uno es consciente de que en esos momentos es el ego, y no el amor, el que esta al mando, puede hacer lo necesario para modificar la situación. Tomo esos sentimientos simplemente como lo que son, declarando que no me representan. Soy mucho mas que eso. Entonces para convertir esa oscuridad en luz me digo cosas como «Sos muy valioso para estar pensando en esas cosas», «No necesitas de nada ni de nadie para ser feliz», «Sufrir es tu decisión». Meditar me ayuda a conectarme con esa fuente de amor que vive adentro mío. Y hay momentos en los que hasta me rio de mi mismo. Y que sano es tomarse las cosas con humor. Reírse de uno mismo.

Te dejo el resumen de un libro muy interesante que habla, entre otras cosas, de aceptarse a uno mismo y romper con las imágenes de éxito que nos hacemos: